Seguidores

24 feb. 2014


Ángel Maldito:

Sacándole chispas a las seis cuerdas de esta guitarra endeble,
intento componer algo que no atormente más
al alma que, me da el cable a tierra que necesito, cuando estoy inerte.
Sensitivo es, el carácter que apasiona al aparato que nutre a tu yo más mío.

Tu aparato funciona en base a químicos delictivos.
Tus venas, son las mandatarias de ese cuerpo que no entiende de naturalidad.
Tus manos, actúan en base al sexto sentido de esclavitud que te atornilla
a esa maldita silla, que no te deja escapar, por su maldad.

La trova que hoy dedico es para ese ángel maldito,
que enreda a las almas púberes cuando se ven envueltas en soledad.
Para los que saben de que hablo, esa línea es el himen más delicioso
que has de probar, pero del que nunca salir podrás.

Ahondar en lo más profundo de tu ser puede quitarme la vida,
si respiro de esa miel puede que nada me impida,
que las sílabas de mi cantar se confundan con ironía.
Pero yo se bien que existís, maldigo cuando llegaste a mi vida!

1 comentario:

  1. Hola! me ha encantado este escrito, gracias por transmitir esos pensamientos en letras que hacen imaginar ! sigue escribiendo asi! un saludo

    ResponderEliminar